One Comment

  1. El lenguaje, los lenguajes, se convierten en cárceles para el alma del poeta. Kafka, vbn Gogh…, son mundos, abiertos a la empatía, difícilmente a la expresión.
    Has nombrado a varios de GRANDES, TE LO AGRADEZCO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *